Es bueno que siempre busques quien te de consejos y te haga sentir que tu puedes, es por eso que a continuación te damos unos cuantos para que te animes a seguir adelante con tus metas.

  • Diseña tu propio plan de aprendizaje: Cada proceso de emprendimiento es distinto, toda la información de la que te alimentes debe ser sólo una guía por lo que debes tú mismo diseñar tu propio plan. Toma una hoja y define los conocimientos y habilidades que necesitas aprender, y luego busca todos los recursos informativos necesarios y filtra lo que realmente necesitas.

 

  • Aprendizaje + Acción: Conforme vayas aprendiendo, ve tomando acciones; sólo así garantizarás la asimilación del conocimiento. Además, una vez que empieces a desarrollar tu negocio, será tu mismo proyecto el que te indique lo que debes aprender para seguir avanzando.

 

  • No tienes que ser experto en todo: El emprendedor debe entender su industria y poseer conocimientos de diferentes áreas desde un punto de vista estratégico, pero no debe ser experto en cada área particular. Por ejemplo, si emprendes en tecnología, debes entender el funcionamiento de la industria para tomar decisiones estratégicas, pero la parte operativa déjala en manos de expertos en el tema. Tu labor es guiar a esos expertos, tal cual como el director de la orquesta guía a su equipo de músicos.

.

  • Para que tu negocio crezca, tú debes crecer: Jamás te conformes, siempre hay un paso más para dar y una montaña más por escalar. No te quedes con un sólo tema o un sólo autor; date la oportunidad de contrastar opiniones, experiencias y estrategias. Crece para que puedas aportarle mayor valor a tu negocio.

El emprendimiento es un camino de constante aprendizaje en el que cada día es una oportunidad para crecer a nivel personal y profesional. Felicitaciones si estas siguiendo este camino y si no es así, anímate a soñar y a crear.