(ETAPA 8 DEL DESARROLLO DE UN NEGOCIO)

El hecho de que hayas formalizado tu negocio no significa que ya tienes todo a tu favor, el éxito es diario y todos los días debes esforzarte por ser mejor. Las grandes empresas y las más exitosas no se hicieron de la noche a la mañana, sus creadores tuvieron que enfrentar muchos obstáculos, pero sus ganas de triunfar fueron más grandes que sus miedos y gracias a eso ahora sus negocios están en la posición que están.

En este punto te debes enfocar en la parte estratégica, tu idea ya está materializada, pero ahora debes buscar la forma que todo funcione dentro del mercado. Es importante que la parte operativa la delegues a alguien más para no tener distracciones y para balancear la cantidad de trabajo.

Entre otras decisiones, tendrás que definir la estrategia de crecimiento que seguirá tu empresa, contratar personal, elegir nuevos mercados para competir y guiar el desarrollo del negocio a través de tu visión.

A continuación, algunas de las estrategias que puedes usar:

  1. Experiencia de cliente

Te ayudará a impulsar las compras adicionales y la buena reputación. La experiencia de cliente es la suma de todos los contactos. Para que una compañía use la vía de la experiencia del cliente para canalizar el crecimiento, esta debe convertirse en el epicentro de todas las unidades de negocio, todas las funciones, las decisiones de los empleados. Cada trabajador debe entender su papel al proporcionar el producto o prestar el servicio al cliente. Desde el contable, hasta el equipo de limpieza, cada uno tiene su rol.

  1. Penetración en la base de clientes

Vende más productos a los clientes que ya tengas. Para ello, necesitarás tener un conocimiento minucioso del mercado y de las acciones de la competencia. No se trata de adquirir clientes una vez, sino de asegurarte de que tu marca sea la primera en la que piensen para volver a comprar.

  1. Aceleración del mercado

Expándete a nuevos mercados con productos que ya tengas. Esta estrategia se lleva a cabo justo después de la anterior. Es bastante probable que debas recortar productos para amoldarte a las necesidades del mercado local o del mercado que acabes de marcarte como objetivo.

  1. Expansión de productos

Vende nuevos productos a mercados existentes. En una estrategia de crecimiento o de expansión de productos. Procura conservar tu esencia y elegir elementos adyacentes a tu base existente. El valor nuevo y creciente es lo que vuelve a atraer a los clientes y alimenta a las empresas. Si el valor ofrecido no va en aumento, o si un producto se estanca, la compañía se arriesga a perder terreno en el mercado mientras los competidores, o incluso los recién llegados, aumentan su valor y la dejan atrás.

  1. Diversificación de clientes y productos

Vende nuevos productos a clientes nuevos. Esta estrategia entraña un riesgo considerable, en gran medida, porque te puede llevar a áreas en las que tienes poca experiencia.

  1. Optimización de las ventas

Agiliza los procesos de venta para aumentar la productividad. Esto consiste en maximizar los resultados de tu equipo de ventas mejorando su uso de todo el arsenal de recursos, sistemas, procesos, trabajadores, tecnología y capital para cerrar una venta y, luego, sacando provecho de esa relación en el incierto futuro.

 

Estás son sólo unas cuantas estrategias, pero debes buscar la que creas que más te favorece y la que esté a tu alcance.