¿Te ha pasado que llegas a un trabajo donde te sientes a gusto por las actividades que realizas, pero el ambiente laboral es tenso?

 

Entre el 20% y 30%  de la productividad de un equipo de trabajo depende del ambiente  laboral, según videos publicados por Oxean.

 

Para empezar se dice que el ambiente laboral es el entorno en el que se desarrolla un equipo de trabajo y de este depende que la productividad de los empleados sea alta o baja. Mientras que el trabajo en equipo es el esfuerzo integrado en un grupo de personas para la realización de un proyecto.

 

La colaboración de un conjunto de humanos para resolver una problemática o realizar alguna actividad requiere de una serie de reglas comunes, o por lo menos, hacer un acuerdo de conducta que va a permitir disminuir los momentos de tensión, propios de la convivencia y sobre todo enfrentamientos por opiniones opuestas entre los integrantes, de esta manera se logrará crear un clima laboral de calidad, por lo consiguiente habrá mayor rendimiento.

 

Trabajar en un lugar donde las personas no se puedan llevar bien entre ellas, producirá un espacio tóxico y nada acogedor. Se debe evitar emitir malos comentarios de los compañeros, si se cree que algo no se está solucionando de la mejor manera, lo correcto es hablarlo como profesionales, más no fomentar el mal hábito de generar rumores, porque es allí donde empieza la intranquilidad entre el personal, sin embargo; no está mal expresar las quejas, pero siempre de una manera adecuada sin necesidad de ofensas, así se obtendrá una relación laboral conveniente para todos y sin estrés.

 

Del mismo modo, al laborar en armonía y con respeto los miembros se motivan a permanecer en el grupo, esto es beneficioso porque fortalece las relaciones, así como permitirá alcanzar las metas, y cumplir los objetivos, lo cual lleva a obtener un trabajo satisfactorio para el bienestar personal y de la compañía.

 

“Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos.”

                                                                              Alejandro Magno.