Existe el tipo de persona muy ordenada, que siempre tiene su escritorio completamente limpio y organizado, pero también están los que apilan tazas de café, documentos, colección de bolígrafos, entre otros.

Puede ser un poco difícil creer pero el ambiente que utilizamos para laborar y estudiar dice mucho de nosotros. Es por eso que en este artículo quiero contarte esto: Las personas ordenadas tienden a ser más productivas, libres de estrés y con un estilo de vida más calmado. Es todo lo contrario de un sujeto que mantiene su ambiente desordenado, porque tiende a utilizar su campo visual de información basura, lo cual disminuye su productividad, además es más propenso a enfermarse y llenarse de estrés.

Y aunque algunos se sientan a gusto manteniendo su espacio un caos, existen beneficios de tener un lugar de concentración en orden:

1.- La limpieza y el ser organizado impulsa tu rendimiento.- Un puesto limpio te permite encontrar todo lo que necesites en cuestión de segundos, sin afectar tu productividad y concentración.

2.- Elimina y limita distracciones.- Una montaña de archivos, objetos innecesarios por doquier puede distraerte de tus objetivos, sé ordenado y prioriza tus tareas para tener mayor rendimiento en tus actividades.

3.- Más limpieza, menos enfermedades.- Un espacio ordenado se encuentra libre de gérmenes y virus, desde el ordenador, hasta el asiento. Si te importa tu salud, mantén tu lugar acomodado y aseado.

4.- Espacio limpio reduce el estrés.- El área desorganizada de trabajo, estudio o incluso en tu hogar, te resta tiempo de las tareas que son prioritarias y no te permite enfocarte al 100%. Por eso es fundamental mantener el sitio organizado.

5.- Prioridad a lo nuevo.- Cambia la forma de pensar con respecto a las cosas que ingresan a tu espacio. Si obtienes algo nuevo; eso quiere decir, en la mayoría de las ocasiones, que algo viejo debe salir. Así no irás acumulando cosas innecesarias.

6.- Da un aire de tranquilidad.- Has de tu escritorio un reflejo de tu personalidad, adorna tu espacio con objetos que te motiven y te llenen de felicidad. Nada mejor que sentir paz a la hora realizar tus actividades laborales y académicas.

Toma la limpieza y el orden como un hábito de tu vida y fíjate en los cambios positivos que aporta, solo es cuestión de saber organizarse y no dejar las cosas para después, luego te traerá una magnitud de problemas.