Existe un Proverbio Africano que dice: “Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina en grupo.

La verdad es que todo va a depender del tipo de emprendedor que seas, del tipo de emprendimiento que tienes y de lo que buscas, aunque estudios revelen que al menos un 72% de las personas que deciden emprender un proyecto lo hacen en grupo, pero ¿por qué y en qué casos podemos optar por esta opción?

Empezar un negocio, no es tarea fácil y más aún cuando no hay experiencia de por medio y son emprendedores jóvenes, es por este motivo que en estos casos tener el apoyo de un equipo te ayudará a afrontar obstáculos o miedos, las ideas serán más y mejores y los objetivos propuestos serán cumplidos de manera mucho más óptima, la inversión inicial será muchos más reducida y la responsabilidad será compartida, porque “muchas cabezas piensan mejor que una”.

Aunque el hecho de trabajar con un equipo tenga muchas ventajas también trae consigo algunas desventajas y una de ellas es el hecho que al haber tantas ideas pueden surgir desacuerdos y causar conflictos, por este motivo es recomendable que antes de empezar establezcan parámetros que no permitan que en el futuro surjan inconvenientes que comprometan el avance del emprendimiento.

Ahora ¿qué pasa si quieres emprender solo?, lo que cambiaría en su totalidad es que la responsabilidad va a caer netamente sobre ti y todo el futuro de tu emprendimiento va a depender de ti, pero eso no significa que sea algo malo ya que si cuentas con la experiencia y las herramientas necesarias todo será mucho más fácil y los frutos que recojas producto de tu esfuerzo serán únicamente para ti.