Pasa en muchas ocasiones que cuando nos encontramos inspirados las ideas surgen de manera espontánea y son tan geniales que no vemos el momento de ponerlas en práctica, pero en otras ocasiones necesitamos de alguna idea, pero nuestra mente se bloquea. Esto muchas veces sucede porque estamos frustrados y tenemos la necesidad de generar una idea para poder subsistir.

A continuación, te presentaremos 7 pasos que te ayudarán a generar ideas para un negocio cuando no te surjan espontáneamente. 

  1. Identificar un segmento del mercado que esté relacionado con nuestra idea base de negocio: Es importante que el segmento que elijas se relacione con lo que piensas ofrecer y que logres empatizar con él, muchas veces esto es complejo debido a que pensamos que nuestro segmento es tan diferente a nosotros con respecto a gustos, aptitudes o ideales que no logramos identificarnos con ellos, pero el objetivo es que la idea encaje con el segmento.
  2. identificar la problemática de nuestro mercado: En esta fase es importante que sólo te centres en buscar los problemas y aún no pensar en las soluciones ya que eso puede causar un bloqueo y a la hora de que tengas que buscar las soluciones te vas a sentir confundido y te generará frustraciones. En este punto sólo necesitas conocer cuáles son sus problemas y si te es complicado puedes hacer uso de técnicas que te faciliten el trabajo como por ejemplo gamestorming.
  3. Proponer soluciones a las problemáticas: una vez habiendo escogido el público objetivo y haber detectado sus problemáticas es hora de buscar las soluciones que satisfagan sus necesidades basadas en los problemas, nuevamente en esta etapa es recomendable usar técnicas creativas que permitan que las ideas fluyan, puesto que la creatividad no se trata de una teoría, esta depende de cómo tu mente pueda desarrollar ideas, es por esto que puedes aprovechar la técnica gamestorming o los postits para crear una lluvia de ideas. Es importante también que en esta fase aún no descartes ninguna de las ideas, sólo anótalas para no olvidarles y entre más tengas mucho mejor.
  4. Seleccionar las soluciones más apropiadas: cuando hayas obtenido todas tus ideas es hora que escojas las más innovadores, es importante que recuerdes que una idea tiene que ser creativa y a su vez innovadora para que pueda ser exitosa en el mercado, es decir, que sea funcional y aceptada por el público.
  5. Lienzo de propuesta de valor: en esta fase ya puedes determinar cuál será tu propuesta de valor, en qué te quieres enfocar y cual será tu fin. Debes analizar muy bien los datos que has recolectado puesto que la propuesta de valor será la base de proyecto y a partir de ese momento todo lo que decidas tiene que estar enfocado en la propuesta.
  6. habla con tu público objetivo: Este paso es fundamental y es el que definirá qué tal innovadora es tu idea y el nivel de acogida que va a tener. Muchos de los emprendimientos no llegan a tener éxito precisamente por saltarse este paso y es que muchas veces todo depende del público, puede que a ti y a tus allegados les encante la idea, pero si a tu público no le interesa no sirve de nada, es por esto que debes hablar con tus clientes realizan una evolución profunda o técnicamente un estudio de mercado.

Finalmente puedes introducir tu idea en el mercado, estar siempre un paso adelante y disfrutar del proceso.