El teletrabajo es el desempeño de la actividad profesional sin moverse del lugar donde uno se encuentre, gracias a la tecnología que nos facilita la información y la comunicación se puede cumplir a diario con las responsabilidades que otorgue la empresa, sin existir el contacto físico, es la nueva modalidad que ha tomado fuerza en el tiempo de pandemia.

El trabajo desde el hogar es la alternativa que se apoderó de la mayoría de las compañías para que sus funciones no se detengan y puedan seguir produciendo y a su vez preservar la salud de todo el equipo.

El impacto del teletrabajo tiene algunas ventajas: Ayuda a las personas para que pueda ahorrar, es un buen momento para hacerlo, porque no se gasta dinero en transporte, restaurantes, reuniones, espectáculos, eventos deportivos, etc.  Además, existe mayor flexibilidad en el proceso de selección de personal, visto que el teletrabajo no exige que el trabajador sea de la zona donde se encuentre la institución, permite compartir más en familia fortaleciendo la relación con los miembros de casa, también ayuda a distribuir mejor su tiempo en la ejecución de sus tares diarias, disminuye el estrés que muchas veces es causado por la convivencia con el resto de trabajadores, el profesional contará con flexibilidad de horario para cumplir sus labores, asimismo las personas que tengan alguna discapacidad o dificultad para el desplazamiento verán esta oportunidad como un punto a su favor dado que no tendrán miedo al rechazo. Sin embargo; estos puntos se dan siempre y cuando exista un acuerdo entre ambas partes, es decir, la institución y el trabajador. Como nos damos cuenta, el teletrabajo tiene un sin número de beneficios en el que va de la mano dos aspectos importantes en el ser humano: empleo y tranquilidad.

Siendo una opción novedosa genera mejores condiciones de vida, que al principio era una medida un poco forzada por el confinamiento pero acabará instalándose por mucho más tiempo en algunas empresas y sus empleados.