Desde hace muchos años el proceso comunicativo ha ido transformándose, gracias a la tecnología el intercambio de información de persona a persona es más rápida que permite tener mayor interactividad. Ahora solo se debe tener acceso a internet en el ordenador o un dispositivo móvil que esté a nuestro alcance para permanecer comunicados instantáneamente a cualquier hora del día con personas que vivan incluso a kilómetros de nosotros. En la actualidad más de 3.000 millones de personas en todo el mundo cuentan con una red social; sin embargo, esta estadística va en aumento a diario.

Los consumidores digitales utilizan las plataformas con diferentes finalidades, va desde buscar pareja, comunicarse con amigos, familiares, hasta el ámbito meramente profesional, a través de este medio podemos estar informados como, cuando, donde y que está haciendo el interlocutor. Si se utilizan de manera correcta se podrá contar con algunas ventajas como:

  • Facilita la comunicación a distancia
  • Impulsa nuestra marca, negocio o emprendimiento
  • Permite que las personas con dificultad de comunicarse se expresen libremente
  • Reducen las barreras de comunicación
  • Mantiene al ser humano informado al segundo de lo que ocurre en el mundo.

La comunicación en las redes sociales hoy en día es una estrategia útil para la mayoría de las organizaciones dándole paso a los contenidos audiovisuales.

Las plataformas con más acogida son: Facebook, YouTube, WhatsApp, Facebook Messenger, Instagram, LinkedIn. Todas ofrecen al usuario lo que realmente busca, responde preguntas, dudas con el fin de crear un sentimiento de confiabilidad con su audiencia.

Del mismo modo, podemos definir a la red social como un medio abierto que localizamos en el internet, tanto de entretenimiento como de información, donde los usuarios multiplican las oportunidades de interconectarse a un nivel más profundo con las personas de su entorno; además de ser un canal capaz de ocasionar una gran influencia en los diferentes receptores de los mensajes que se emiten.